49

Años de Servicio


3

Locales


46

Profesionales Docentes


1835

Egresados


Biografía de

San Benito de Palermo

San Benito de Palermo, llamado el Santo Negro, porque era negro de color e hijo de unos esclavos africanos, pero católicos. Nació a principios de 1526, en el pueblo de San Fradelo, Provincia de Mesina en Sicilia, Italia; y se le apellida de Palermo a San Benito, porque esta ciudad fue el teatro de muchas de las grandes maravillas obradas por el Santo en vida. El amor de sus padres le concedió la libertad al nacer y saber que de niño fue pastor. A los 21 años se unió a un grupo de ermitas franciscanos, convirtiéndose a partir de entonces en un fidelisimo seguidor del ejemplo del Santo de Asís.

Después que este grupo se dispersa hacia 1569, Benito fue aceptado como hermano lego en el convento de Santa María de Palermo y como no sabía escribir ni leer se le confiaron las tareas de la cocina. Fue un cocinero singular por su admirable piedad, por su humildad y por las curaciones milagrosas que prodigaban.

Por su vida a todas luces "Santo", Benito era admirado por el Sumo Pontífice y otras autoridades eclesiásticas; por ello lo nombraron Superior del Convento, a pesar de ser sólo lego y analfabeto.

Costó mucho convencerlo de que aceptara, y luego, tal vez más de un fraile se arrepintió de haberle convencido, porque impulso la interpretación más estricta y austera de la regla franciscana.

Más tarde, trabajó como maestro de novicio y al parecer, otra vez regresó al oficio de cocinero, que era lo que él prefería.

En cuanto a sus milagros, el Padre Santander, en uno de sus varios sermones que predicó, dice que resucitó a 7 muertos, sanó a 19 leprosos y dio la vista a 10 ciegos.

El señor recompensó a Benito con el galardón que correspondía a una vida tan llena de méritos; y el día 4 de abril del año 1589, a la edad de 63 años entregó dulcemente su espíritu a Dios, manteniéndose incorrupto su cuerpo.

El Papa Pio VII colocó sólo a Benito de Palermo en el Catálogo de los Santos el año de 1807.